mentiras arriesgadas…

Nos dice Gregorio Peces Barba “el Rey advirtió a Urdangarín pero al yerno le entró por aquí y le salió por aquí”…
Simplemente vergonzoso y escandaloso que una personalidad tan relevante no asuma su grado de responsabilidad y aliente conductas poco éticas, en una sociedad desgastada por las manipulaciones de unos insensatos que campan a sus anchas, a su libre albedrío, con dos cojones!

Desde distintos ámbitos se nos conduce al rechazo hacia tanto “malvado” pero mal asunto si sólo nos quedamos ahí, en el lamento triste de aquel que espera que lo rescaten, cuando lo que de verdad toca es trabajar en nuevos modelos, desterrar falsos mitos de prosperidad engañosa y atajar con firmeza esta espiral de caos y desenfreno.

Nuestra justicia debe condenar, sin privilegios, a todos y cada uno de los desahogados que han vivido del cuento y debemos fomentar ejemplos (que hay muchos) de personas honradas y honestas que “se visten por los pies”, como dicen nuestros mayores. La indignación debe dejar paso a la acción, y hoy por hoy, visto lo visto, nos cuestionamos lo establecido, hasta lo que parecía incuestionable se debate abiertamente, y eso sin duda es un ejercicio sano en nuestra democracia.