por nuestras madres, abuelas y bisabuelas!

Llegamos casi al ecuador del “Curso de Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres en el ámbito laboral» y pienso en la realidad de nuestras madres, abuelas y bisabuelas.

Vivían «atadas» a la renuncia de sus sueños y estaban ligadas al cuidado por siempre jamás de novios, maridos, hij@s y mayores, llegando a perder su identidad y viviendo las vidas de otros como si una no tuviera bastante con la suya…

«Yo lo llevo tó palante», decían orgullosas, y si caían enfermas el sentimiento de culpabilidad se apoderaba de ellas por no estar «al pié del cañón», lamentándose por «cómo lo habrán dejado todo» y sufriendo por todo y por todos.

Debemos darles las gracias por su cariño y dedicación a la familia, hemos heredado su espíritu de sacrificio y entrega que hoy nos hace ser más fuertes, más libres, siendo conscientes de nuestras oportunidades.

Nadie dijo que fuera fácil y queda mucho camino por recorrer, pero la maquinaria ya está en marcha y las redes nos ayudan a difundir el mensaje. Podemos si queremos, visibilidad sin miedos, sobra talento y formación, falta reconocimiento y normalización.