El camino de “ser visible” a “ser inolvidable”.

Ser visible es importante, pero si no damos sentido a nuestra visibilidad no habremos avanzado gran cosa. Las emociones mueven el mundo y hay personas, en estos duros momentos, a las que hemos reconocido por su entrega y solidaridad, por ser ejemplo de acción en tiempos de parálisis y miedo.

Son marca “inolvidable” y pasarán años y seguirán siendo verdaderos referentes en humildad, sacrificio y esfuerzo. Su marcado sentido de la responsabilidad social les ha convertido en un potente motor de transformación y cambio, inspirando confianza y cercanía en aquellos que los siguen.

#ComunidadInolvidable, personas visibles y solidarias que pasan a la acción y dejan huella.

Y en ese camino hacia lo desconocido está la gloria, una delgada y fina linea que separa el conformarse y renunciar a la posibilidad de construir nuevos modelos sociales y económicos o ser visionarios de nuevos tiempos. Porque nuestro presente no se construye desde una mirada pasiva, sin arriesgar lo más mínimo por miedo a equivocarnos.  Necesitamos personas valientes y visibles que den un paso al frente, aquí y ahora, que quieran darse una oportunidad para explorar, crecer y afrontar nuevos retos.


Contagiemos nuestras ganas de luchar y de seguir adelante y empecemos, desde ya, a construir una gran comunidad de personas inolvidables.